José Unanue

Categoría
Pintura
Acerca de las obras

Tal como los hongos, esta serie nació de la descomposición y por falta de luz  en su entorno.

Sólo tuve que proporcionarle un sustrato y las condiciones ambientales adecuadas. Así, las diferentes esporas de la ostentación tomaron forma de personajes, alimentados por el impulso irrefrenable de persuadir a los demás de su propia superioridad.

Este ramillete venenoso demostrará que el vicio de la vanidad tiene formas engañosas…ésta puede ser tan delirante como inocente, pero puede, también, trasvestirse de buenas intenciones, de costumbres socialmente aceptadas o incluso, inflarse el pecho con aires de santidad.

El espectador sabrá apreciar, espero, la ironía que reviste el empleo de un soporte como el ornamental bastidor (consagrado a las flores de temporada) y el contexto de la sala de exposición como un jardín, esta vez, invadido de maleza.

Pero no me tome demasiado rencor: no soy el pintor del Rey, soy su bufón.